LogoAcrilex_postLogoTorre_post

Historia del Pabellón:

Corría el año 1889, se cumplía un siglo de la Revolución Francesa y había que celebrarlo en grande. Para esto, Francia organizó una Exposición Universal para mostrar todos los adelantos técnicos y científicos, pero también las expresiones artísticas y culturales de distintos países.
Por su carácter «Universal», la exposición contó con países de los cinco continentes, incluyendo el nuestro. Cada país participante debía construir su pabellón para exponer sus productos. Con este fin, Carlos Antúnez, Ministro Plenipotenciario del gobierno de Chile en Francia, junto a una comisión, decidieron que el edificio estuviese fabricado en hierro y vidrio, metales que por sus características modulares, diseño prefabricado y de fácil transporte eran una excelente alternativa para la época.

Se aprobó el contrato de construcción con la empresa M.M. Moisant, Laurent, Sabey et Cia., con la propuesta del arquitecto francés Henry Picq. La idea era realizar un edificio desmontable para, una vez finalizada la exposición, transportarlo a Chile y utilizarlo para algún fin público y así recuperar la inversión realizada, que fueron unos 150 mil francos de la época.
La ubicación del Pabellón París, fue privilegiada dentro del Campo de Marte parisino. Se situó próximo a los concurridos pabellones de China y Japón, y cerca de la Torre Eiffel.

En nuestro Pabellón se exhibió una variada muestra que reflejó el progreso de Chile en agricultura, minería e industria. La muestra incluía además una importante selección de obras de connotados artistas nacionales, entre ello, el pintor Pedro Lira, que presentó «La fundación de Santiago» y el escultor Virginio Arias quien exhibió «el descendimiento», obras que fueron premiadas en esta exposición.

El total de medallas y menciones honrosas recibidas por Chile en esa oportunidad fue de 270. Esta cantidad de premios nos ubicó en el tercer lugar con respecto a los otros países sudamericanos. Argentina obtuvo 670 premios y Brasil 489 respectivamente.

El viaje hasta nuestro país

Luego de la Exposición Universal, comienza otro capítulo lleno de aventuras…
El Pabellón se desmontó y sus piezas se subieron a un barco «La India» con destino a nuestro país. Acompañaron esta valiosa carga dos obreros especializados – un albañil y un carpintero- para trabajar en el posterior armado del edificio.

Una vez llegada la carga a Valparaíso y trasladada en tren a Santiago, las piezas se almacenaron en las dependencias del Internado Nacional Barros Arana, sin un destino definitivo. Hubo que esperar hasta el año 1884 para que el edificio fuera nuevamente armado y poder realizar en él una exposición de minería y metalurgia en el Parque Quinta Normal.

Desde aquellos años, el Pabellón París ha sido utilizado con distintos fines. En el año 1966 fue entregado en comodato a las Fuerza Aérea de Chile quien lo convirtió en el Museo Nacional de Aeronáutica. Finalmente en 1993 el edificio se restauró con su estética original y desde entonces alberga al Museo Artequin.

¿Sabías que el Pabellón París es Monumento Nacional?

En abril de 1986, el Pabellón Parí fue declarado Monumento Nacional debido a su belleza arquitectónica e importancia histórica. Es por esto, que todos nosotros debemos conservar y proteger este edificio, patrimonio de todos los chilenos. De esta manera, futuras generaciones podrán disfrutar del legado de nuestros antepasados y valorar el patrimonio chileno.
Te invitamos a disfrutar de este edificio, de su belleza, historia y sorpresas. Visítanos con tu familia y amigos.

¡Ven con tu familia y amigos, disfruta del Pabellón París y diviértete con el patrimonio!
Cuándo: martes a domingo.
Horario: martes a viernes de 09:00 a 17:00 hrs. Fines de Semana y Festivos de 11:00 a 18:00 hrs.
Valor: $1.000 adultos mayores, niños, niñas y estudiantes. $1.500 adultos.
Dónde: Avenida Portales 3530, Estación Central. Metro Qta. Normal
Más Informaciones: 22681 8656 – 22682 5367