Oswaldo Guayasamín (1919-1999)

Oswaldo Guayasamín, es uno de los artistas más relevantes del arte latinoamericano del Siglo XX. Nació el año 1919, hijo de padre indígena de origen quechua y madre mestiza, herencia que cobrará gran importancia en su trabajo artístico posterior. Desde muy corta edad, demostró su interés por la pintura y el dibujo realizando a los 7 años sus primeras obras. Pese a la oposición de su padre, entra a la Escuela de Bellas Artes de Quito donde recibiría el título de Pintor y Escultor en la que además egresaría siendo el mejor alumno de su generación.

El maestro ecuatoriano Oswaldo Guayasamín fue declarado como “Pintor de Iberoamérica” por la IX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en 1999. Realizó unas 48 exposiciones individuales y su producción fue muy fructífera en pinturas, murales, esculturas y monumentos. Desarrolló murales en Quito (Palacio de Gobierno y Legislativo, Universidad Central, Consejo Provincial); Madrid (Aeropuerto de Barajas); París (Sede de UNESCO); São Paulo (Parlamento Latinoamericano en el Memorial de América Latina); Caracas (Centro Simón Bolívar). Entre sus monumentos se destacan «A la Patria Joven» (Guayaquil, Ecuador); «A La Resistencia» (Rumiñahui) en Quito.

Uno de los aspectos más interesantes de la obra de Guayasamín es la forma como logra unir sus propias vivencias con su contexto. Para nutrir su experiencia, visita pueblo a pueblo desde México hasta la Patagonia,  recibiendo de primera mano las vivencias de culturas indígenas con las que se veía claramente  identificado.

Cada experiencia, recorrido y encuentro, le permitió absorber, transformar y crear un lenguaje totalmente nuevo que se mantiene actual hasta nuestros días. Su obra humanista, señalada como expresionista, refleja el dolor y la miseria que soporta la mayor parte de la humanidad y denuncia la violencia que le tocó vivir al ser humano en el Siglo XX, marcado por las guerras mundiales, civiles, genocidios, campos de concentración, dictaduras y torturas. Un mundo de dolor, que medante su obra logra abirr una puerta hacia la reflexión.

La obra de Oswaldo Guayasamín está dividida en 3 grandes series de pintura: “Huacayñan”, “La Edad de la Ira”, y “Mientras viva siempre te recuerdo”. Adicionalmente a la obra de su primera época, pintó a lo largo de su trayectoria varios paisajes, flores y retratos.

Al cumplirse este 2019, veinte años de su muerte, una de sus frases nos reafirma la atemporalidad de su obra: Siempre voy a volver. Mantengan encendida una luz”.